lunes, 13 de noviembre de 2017

Letras decoradas para las amigas de la pitufina (II)

El otro día os contaba que la pitufina y yo preparamos unas letras decoradas para sus amigas para regalárselas en la celebración de su cumple (de hecho, las letras eran el premio que tenían que conseguir en el juego de pistas que hicimos por la calle).

Como ya os dije, el diseño es obra por completo de la pitufina, que se encargó también de poner las decoraciones. Yo me encargué de poner el papel y el washi tape del contorno, que es demasiado complicado todavía para ella.




Como ya os dije el otro día, las letras fueron un éxito y las niñas quedaron encantadas.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Letras decoradas para las amigas de la pitufina (I)

Ya sabéis que hace poco la pitufina cumplió 8 años.
Y para celebrarlo preparamos un juego de pistas por la calle y una merienda al aire libre con unas pocas amigas (una fiesta multitudinaria como la del año pasado era inviable en este caso). Pocas cosas salieron como estaban previstas y fue muy divertido, con ducha de Coca-Cola de una servidora incluida...

Pero a lo que iba: la pitufina y yo preparamos unos regalitos para sus amigas, que robó el mago Malo Maloso y tuvimos que ir superando pruebas para conseguir las palabras que formaban el único hechizo capaz de derrotarle y así poder recuperar los regalos.

Aquí tenéis tres de las letras decoradas, otro día os enseño el resto.
Todo el diseño (papel elegido y adornos) es cosa de la pitufina. El papel lo puse yo, que es más complicado, y el resto lo hizo ella. 




Menos mal que logramos vencer al mago Malo Maloso y recuperar los regalos, porque a las amigas de la pitufina les encantaron sus letras decoradas.

lunes, 16 de octubre de 2017

Ocho años. Ocho.

El pasado viernes día 13 (viernes 13, sí, y además nació en martes y 13) fue el cumpleaños de la pitufina. Ocho añazos de nada, ella de vida y yo de maternidad. 
Compartía ese día yo en mi Instagram una foto en el hospital, cuando acababa de nacer. Yo he cambiado desde entonces, pero ella está irreconocible: era tan pequeñaja y ahora ya no cabe en mi regazo ni puedo apenas levantarla en brazos.

Este año ya no ha habido camiseta de cumpleaños. Ya es mayor. Pero sí ha querido un pastel personalizado y hasta me ha "ayudado" un poco a prepararlo.
Y como le encanta el patinaje artístico, qué mejor que un patín...

Las rayas negras al lado del patín son su aportación, para demostrar movimiento

Os dejo aquí algunas fotos del proceso. 
Esta vez el bizcocho me quedó bastante bien, no se rompió ni subió más de un lado que de otro, aunque no se por qué quedó como un circunferencia algo hundida en la parte superior, la decoración no la tapa del todo. Algún día lograré el bizcocho perfecto...

Con mermelada de fresa en el centro

El bizcocho es de chocolate, mmm

Aquí en plena faena, con un dibujo que sirve de ayuda


He de admitir que se tarda más en prepararlo que en comerlo. Y que da pena meterle el cuchillo para cortarlo... Pero me encanta el resultado y que me encanta que ella esté tan orgullosa de tener un pastel personalizado.

lunes, 9 de octubre de 2017

Subasta Rosa 2017 contra el cáncer de mama

Una vez más, participo en la Subasta Rosa que organiza Artesanas Solidarias para recoger fondos para la investigación contra el cáncer de mama. Este años, todo el dinero que se recaude irá íntegramente a la Fundación Solti.



Colaboro con un atrapasueños de color rosa, decorado con bolitas plateadas. Las plumas son en dos tonos de azul.
Los atrapasueños se remontan a los indios americanos. Según la tradición, los atrapasueños ayudan a mantener con nosotros las buenas ideas y los sueños agradables. Los malos sueños y las malas energías quedan atrapados por la malla y se disipan por el agujero central con los primeros rayos de sol. Me pareció una simbología muy bonita en la lucha contra el cáncer.

Además del atrapasueños, la persona que gane la puja se llevará una letra decorada, la que elija el ganador/a.

La causa es lo suficientemente importante como para que participemos todos, ya que en la lucha contra el cáncer todos sumamos y todos ganamos. Participa cediendo alguna pieza de artesanía para la subasta o participa pujando por alguna, cada euro cuenta. 

jueves, 28 de septiembre de 2017

Limoneando con la pitufina (XVIII): helados

Me da pena reconocerlo, pero lo cierto es que tengo algo abandonado mi proyecto de Limonerías. Mi tiempo no es infinito (¡ay si lo fuera!) y me estoy centrando mucho en la fotografía ahora mismo (los curiosos pueden pasar por aquí), en formarme, leer todo lo que puedo y practicar mucho. Pero de vez en cuando aparezco por aquí con algo nuevo. Bueno, nuevo, lo que se dice nuevo, tampoco... es una manualidad que hicimos a principios de agosto pero todavía estaba en el tintero.

Como ya he contado otras veces, pasamos parte de las vacaciones en casa y busco actividades para hacer por las mañanas, que se está más fresquito en casa que en la calle. Esta vez hicimos helados.
Solo necesitamos: tela del color que queramos, cartulina (en realidad usamos rollos de papel higiénico), algodón, algún rotulador que pinte sobre tela (esto es prescindible) y pegamento.

El piratilla (3 años recién cumplidos en ese momento) también hizo su helado pero, lógicamente, necesitó más ayuda que su hermana.

El proceso es muy sencillo, casi no hace falta ni contarlo. Se corta la cartulina y se le da forma de cucurucho, con algodón se hace una bola y se forra con la tela elegida y se pega todo en el cucurucho. Con los rotuladores se pueden hacer toppings.


Es una manualidad muy simplona pero a ellos les encantó y les tuvo entretenidos un buen rato. Y como nos sobró tiempo, algodón y tela hicieron un caramelo cada uno, solo tuve que buscar algunas gomitas para cerrar los extremos. Creía que tenía fotos de los caramelos, pero no las he encontrado...


Contadme si lo probáis con los peques.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Pintar con hielo

Ha llegado septiembre y parece que ya va llegando la normalidad. En nada ya empiezan los colegios y ya tendremos la rutina en casa, que tampoco viene mal, que lo de vivir sin horarios ni obligaciones está muy bien pero a la larga los niños se asilvestran demasiado...

Y por aquí andamos de nuevo, aunque no hemos estado fuera todo este tiempo. Como ya he comentado alguna vez, pasamos parte de las vacaciones en casa, porque el limonero y yo no podemos coincidir todas nuestras vacaciones si no queremos que haya semanas en las que los niños se tengan que que dar solos... Pero quedarse en casa no significa aburrirse, para nada. Las tardes, en las que sí coincidimos los cuatro trabaje quien trabaje, son para hacer cosas juntos, ya sea ir a la playa, de paseo, o lo que se tercie. Y las mañanas en casa, que es donde se está más fresquito...

Una de esas mañanas de agosto, mientras el limonero trabajaba, nos dedicamos a pintar con hielo.


La preparación es muy sencilla. Llenamos una cubitera con agua y en cada compartimento echamos colorante alimenticio de un color y lo metemos en el congelador.
Cosas a tener en cuenta:
   -en agosto al tocar los cubitos estos se deshacen muy rápido. Una opción, si tenéis un congelador grande, es ponerles palillos a los cubitos para no tenerlos que tocar con las manos, seguro que tardarán un poco más en deshacerse. Lástima que yo no tenía espacio para eso.
   -es una manualidad para padres y madres con alta tolerancia a las manchas. Yo por si acaso les dejé en ropa interior pero aun así la mesa acabó sucia (las manchas se fueron bien) y nuestras manos eran un poema (las manchas se van aunque cuesta un poco).
   -pese a todo, es divertido y fresquito.

Aquí las obras de arte y los restos de los cubitos

Y después de pintar y pringarse durante un rato, la diversión siguió con la "fiesta de la espuma" en el baño, ya que hay que frotar mucho para que se vayan las manchas de las manos, con lo que liaron la que liaron (¡y cómo se lo pasaron!).


Probadlo en casa, pero quedáis avisados: para padres y madres con alta tolerancia a las manchas.

miércoles, 2 de agosto de 2017

El pastel para la fiesta de los tres años

Hace más de dos semanas de la fiesta de cumpleaños del piratilla y aquí estaba esta foto de su pastel esperando que os la enseñara pero tener tiempo para todo está sobrevalorado, así que una vez más haré mío eso de "nunca es tarde si la dicha es buena"...


Me llevó bastante trabajo pero cada minuto valió la pena porque a él le encantó. De la Patrulla Canina, como no, porque ahora es lo más de lo más para él.

La verdad es que estoy orgullosa de cómo me quedó y mis niños siguen diciendo que mis pasteles son los mejores del mundo, así que hasta que cambien de idea yo me siento la más mejor...

Os dejo ya rapidito, que estoy de vacaciones y estoy aprovechando para ponerme al día con todas las cosas que de normal tengo atrasadas... total, para que en septiembre vuelva a quedar todo atrasado... ;)
¡¡Disfrutad del verano!!